HOY, más que nunca, ¡EL AMOR NOS HARÁ LIBRES!.

Hoy he salido a comprar… llevaba diez días sin pisar la calle…

La situación era, cuando menos, particular… nada que no estéis viendo ya por vuestros propios ojos ¡para que hablar!. Cuando te asomas al mundo físico de ahí fuera… te das cuenta de que la situación es tensa, incómoda e, incluso, llega a sobrecogerte…

Cuando bajo a la calle, aprovecho para mirar la fachada de los edificios, a mi alrededor… y experimento la sensación de eco y silencios, murmullos y ruidos leves… y el piar de algunos pajaritos que ¡ya empiezan a celebrar la Primavera!.

Es inevitable pensar en ¡tantas cosas que no son ahora! y que hasta hace unos días… era del todo impensable concebir la vida, del día a día, sin ello: sin las terrazas llenas de gente un día soleado o los niños agarrados de sus madres y padres, con el bocata en la otra mano, mientras se desprenden de las pesadas carteras, llenas de libros, al salir del colegio… En parte, se agradece no escuchar coches… pero cuando caes en cuenta de la razón de esto último… es inevitable (o por lo menos para mi, no sé a vosotros) que se me ponga un nudo en el estómago…

Leer Más