El Nuevo Comienzo…

El “Nuevo Orden” se va abriendo paso…

Aunque no faltaban los que pensaban que esto era un paréntesis que, pronto, concluiría de forma definitiva. La vida siempre estuvo en continuo cambio y, en esta ocasión, el cambio estaba siendo más y más evidente.

Ahora, las personas estamos en duelo, sí, en duelo: muchos por las pérdidas de personas queridas (a las cuales también acompaño en el sentimiento con todo mi amor desde aquí… deseando que el dolor calme pronto… o, al menos, que se encuentre el consuelo para tanto sufrimiento) y, en realidad, todas las personas estamos, o hemos estado, en duelo: al despedirnos de aquello que ya no forma parte de nuestras vidas cotidianas, de aquello que nos era tan familiar pero que, en este momento, ya no forma parte de nuestro día a día.

A veces transitar la más profunda oscuridad nos lleva a reconectar con nuestro auténtico poder personal. Es complicado, a priori, entender estas palabras puesto que  su intensidad y complejidad suponen un reto para la mente, la cual… si no se eleva a un estado de consciencia superior… se queda en lo aparente, sin trascender… haciéndonos sentir, incluso, prisioneros de unas circunstancias limitantes.

Leer Más

Una llegada inesperada…

Todo comenzó con una noticia curiosa, de esas que “siempre” provienen de China o de algún país lejano, donde pasan cosas que no les suele importar, casi nunca, a nadie… no se suelen tomar muy en cuenta a primera instancia… será por eso de la lejanía… “¡total, los chinos y los de esa parte del mundo, que están tan lejos, comen siempre bichos muy raros…!”.

Poco a poco, la noticia empezó a tener mayor visibilidad y ocupar más segundos en el espacio del telediario. Reconozco que no veo apenas la tv y, mucho menos, los informativos…, soy de las que buscan en Internet, en sus fuentes “más fiables” o, al menos, en otros canales que me parecen menos sensacionalistas…; nunca he entendido que hay de positivo y de necesario en poner imágenes de masacres, incluyendo cuerpos desmembrados, a las horas puntas de la comida y el descanso, en fin… pero ese es casi, casi, otro tema… El hecho es que, si bien no recuerdo,  había encendido la tv para poner una serie en Netflix y justo, en ese momento, escuché al presentador de los informativos dando la noticia sobre la subida incipiente de fallecimientos por contagio del virus en el país asiático… La verdad es que no sé qué fue primero… si el escalofrío que me recorrió la nuca (nunca suele ser buen presagio) o la extraña sensación de incredulidad que se apoderaría de mi y que, hasta hoy, me sigue acompañando. “¿En serio un virus?, ¡¿pero qué narices les pasa a esta gente con las medidas de sanidad y la alimentación?!”- pensé. No quise escuchar mucho más y rápidamente proseguí con lo que estaba haciendo… .

Leer Más

HOY, más que nunca, ¡EL AMOR NOS HARÁ LIBRES!.

Hoy he salido a comprar… llevaba diez días sin pisar la calle…

La situación era, cuando menos, particular… nada que no estéis viendo ya por vuestros propios ojos ¡para que hablar!. Cuando te asomas al mundo físico de ahí fuera… te das cuenta de que la situación es tensa, incómoda e, incluso, llega a sobrecogerte…

Cuando bajo a la calle, aprovecho para mirar la fachada de los edificios, a mi alrededor… y experimento la sensación de eco y silencios, murmullos y ruidos leves… y el piar de algunos pajaritos que ¡ya empiezan a celebrar la Primavera!.

Es inevitable pensar en ¡tantas cosas que no son ahora! y que hasta hace unos días… era del todo impensable concebir la vida, del día a día, sin ello: sin las terrazas llenas de gente un día soleado o los niños agarrados de sus madres y padres, con el bocata en la otra mano, mientras se desprenden de las pesadas carteras, llenas de libros, al salir del colegio… En parte, se agradece no escuchar coches… pero cuando caes en cuenta de la razón de esto último… es inevitable (o por lo menos para mi, no sé a vosotros) que se me ponga un nudo en el estómago…

Leer Más