HOY, más que nunca, ¡EL AMOR NOS HARÁ LIBRES!.

Hoy he salido a comprar… llevaba diez días sin pisar la calle…

La situación era, cuando menos, particular… nada que no estéis viendo ya por vuestros propios ojos ¡para que hablar!. Cuando te asomas al mundo físico de ahí fuera… te das cuenta de que la situación es tensa, incómoda e, incluso, llega a sobrecogerte…

Cuando bajo a la calle, aprovecho para mirar la fachada de los edificios, a mi alrededor… y experimento la sensación de eco y silencios, murmullos y ruidos leves… y el piar de algunos pajaritos que ¡ya empiezan a celebrar la Primavera!.

Es inevitable pensar en ¡tantas cosas que no son ahora! y que hasta hace unos días… era del todo impensable concebir la vida, del día a día, sin ello: sin las terrazas llenas de gente un día soleado o los niños agarrados de sus madres y padres, con el bocata en la otra mano, mientras se desprenden de las pesadas carteras, llenas de libros, al salir del colegio… En parte, se agradece no escuchar coches… pero cuando caes en cuenta de la razón de esto último… es inevitable (o por lo menos para mi, no sé a vosotros) que se me ponga un nudo en el estómago…

Y es, entonces, cuando pienso que de nada sirve pensar constantemente en lo que hoy no puedes hacer y pensar en lo que sería, o no sería, en otra circunstancia. Creo que eso sólo complica y agrava el duelo, que todos estamos experimentando al despojarnos de lo cotidiano, de aquello con lo que nos identificamos día a día, pequeños gestos como: tomarte un café en tu cafetería favorita o pararte a hablar con tus vecinos y amigos relajadamente sobre algún tema cualquiera… acariciar a un ser querido…

Es lógico que estemos en duelo, todo desapego supone incomodidad y ha sido un desapego de golpe con grandes dosis de incertidumbre, escepticismo y miedo… ¡¡cómo no vamos a sentirnos raros y tensos!!. Recordemos… somos humanos, las emociones existen… y son nuestras mejores brújulas y nuestros más claros indicadores de vida… las que nos hacen reconocer nuestras necesidades y, gracias a ellas, hacer equipo con nuestro “Yo Interior”, que es quien realmente hace el plan de ruta de nuestra vida, a veces de forma tan inconsciente… que es en momentos como este… cuando muchas personas lo descubren y, con él, la verdad de quienes son y lo que realmente necesitan en sus vidas. Es por ello que… escucharnos sin temor y desde el amor propio y con confianza de que si, hasta hoy, seguimos aquí y hemos superado tantas cosas a lo largo de nuestra vida… es porque, en realidad, somos mucho más capaces de lo que pensamos y nuestro “Yo Interior” es mucho más poderoso de lo que hemos llegado a creer.

No vale de nada apegarse a lo que no esta ahora… puesto que, ahora, eso no existe y lo que suceda… nadie lo sabe y esta bien así. Hacer suposiciones sólo sirve para evitar que experimentemos el milagro de la vida en este momento presente y que no escuchemos nuestras emociones, las cuales son los indicadores más útiles para nuestra supervivencia como especie. La emoción no debe ser rechazada si uno desea sentirse bien, en paz y en armonía para la mente y liberar la emoción. A veces, parece algo casi imposible, pero como todo en esta vida… es cuestión de hábito, de práctica y TODOS TENEMOS ESE PODER!. Libera tu emoción, no reprimas lo que sientes… y, al tiempo, hazlo con empatía y responsabilidad… ¡hazlo!.

Creo que la mejor ayuda reside en hacer comprender a las personas que lo importante es el AQUÍ Y EL AHORA y que de nada sirve estar pensando en lo que pasará o no pasará. Es una gran prueba para una humanidad sumida en “pilotos automáticos” y validaciones externas… pensando que cualquier pasado fue mejor y anhelando un futuro en el que, en los últimos tiempos, ni siquiera ha creído demasiado… pero que, al menos, servía como combustible para sobrellevar, en muchos casos, el insípido día a día.

Las lamentaciones no sirven, los anhelos sólo agudizan aún más los duelos y dificultan el “estar presentes”. La vida se muestra sin tapujos en su esencia más pura y real: EL AHORA es todo lo que importa. En una situación de futuro incierto como el que vivimos, contar cada día es una bendición y un regalo; SEAMOS AGRADECIDOS. De nosotros depende que ese regalo que es la vida sea aprovechado al máximo y valorado como se merece.

Entiendo la dificultad que supone acallar la mente con este bombardeo de informaciones inciertas y desinformación continua. Estas son bombas psicológicas, el miedo paraliza y enferma el cuerpo, debilita nuestro espíritu y drena nuestra capacidad creadora, dificulta las relaciones y genera una energía muy tóxica para todos, pero principalmente para quien la genera y propaga.

Recuerda, el único responsable de tu bienestar eres tú mismo… y tu libertad termina donde comienza la del otro. Respeto propio y respeto a los demás, indispensable. Nadie es más que nadie. Y el que está en vulnerabilidad merece nuestro apoyo incondicional… el como tratamos a los demás es un reflejo de como nos tratamos a nosotros mismos. Recuérdalo, es importante.

Nunca antes me imaginé escribiendo sobre mis certezas en una situación como esta, donde hoy más que nunca expresarlas y explicarlas… compruebo que tiene un efecto sanador en otras personas… al menos en cuanto a estado anímico se refiere. La mente es dual, bueno o malo, positivo y negativo… no olvidemos los grises ni, mucho menos, el hecho de que nadie tiene el derecho de juzgar a otro, seamos prudentes por favor. La mente nos lleva constantemente a lo conocido pensando que así nos mantendrá seguros y a salvo. La mente no es mala, es un órgano más con una función… hacernos seguir con vida pero, ¡cuidado!, los programas mentales deben ser actualizados también… no sólo los de los ordenadores o dispositivos móviles… Seamos conscientes de ello; la humanidad… evoluciona.

Mantengamos la mente abierta, apartemos el miedo, el cual es un simple producto de nuestra mente… Al igual que un exceso de bilis, generado por el hígado, puede ser mortal… un exceso de miedo, de estrés, de cortisol… por parte de la mente, puede ser mortal. Seamos conscientes también de esto: ¿si comieras por gula todo lo que te apetece… sería sano?. Recapacita. En el momento actual… es mucho más positivo para nuestro bienestar… acallar la mente y no darle más información innecesaria con la que hacer suposiciones con el fin de hallar una posible solución a algo que, aún, no entendemos y que no está en nuestra mano solventar sólo podemos protegernos y proteger a otros… está en nuestra mano minimizar los daños, nada más, hagámoslo; el resto… ya llegará el momento y debemos estar con la mejor actitud y salud mental y física posible.

Lo mejor ahora es reducir nuestro flujo de pensamientos… expresar nuestras emociones y si lo hacemos por medio de la palabra que sea con responsabilidad y empatía hacia el otro. No seamos destructivamente egoístas. Escribir un diario (con papel y boli, en un bloc de notas del móvil o en una página de Word en el ordenador… ) pintar, dibujar, escuchar música que nos lleve a momentos de serenidad y felicidad… que nos haga volar lejos de los pensamientos recurrentes y en cascada, los cuales sólo nos generan turbación; evadirnos pero de forma consciente y responsable: hacer deporte en la medida que podamos, bailar, cantar… reír… ser creativos… leer novelas, cuentos, biografías de personas que admiramos…, ver documentales de lugares extraordinarios que existen y que, ahora mismo, están agradeciendo todo esto… Ver lo positivo… hablar con la persona que amamos, en persona o por teléfono… pero hablar de lo verdaderamente importante, de lo que hay que agradecer a la vida, lo bonito, lo hermoso… DE LO QUE CUENTA HOY.

Ya habrá tiempo de tomar acción con esta situación, ahora cuidémonos a nosotros mismos y, por favor, entre nosotros. Una palabra amable, una sonrisa, una mirada bondadosa, de comprensión… Ayudar a quien lo necesita, aportar a los demás, porque ahora… más que nunca… nos damos cuenta de que LA HUMANIDAD ES UNA Y  DEBE SANAR, y es que… HOY MÁS QUE NUNCA: ¡EL AMOR NOS HARÁ LIBRES!.

Mis mejores deseos para ti.

Con amor,

RoMa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .